Sin título

El 26 de febrero de 1936, Shinji Takeyama, teniente de las tropas imperiales, decidió quitarse la vida después de saber que se enfrentaría a sus colegas por la disposición del emperador. Su esposa, Reiko, fue la única testigo de su muerte y, debido al gran amor que se tenían, se arrebató la vida minutos después del suicidio de Takeyama. El hecho ocurrió en el distrito Yotsuya, en la residencia privada de la joven pareja, a los dieciocho meses de casados.

Daniela Lagos/Carolina Robayo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s