Marihuana, una gran opción medicinal

El uso del cannabis para el tratamiento de ciertas enfermedades puede ser beneficioso.

Desde unos años, cada vez más pacientes en el mundo entero utilizan de nuevo el cannabis terapéutico como alternativa o complemento a las medicinas tradicionales. La marihuana medicinal también es eficaz por el hecho de que puede tratar las nauseas provocadas por la quimioterapia, para despertar el apetito de pacientes afectados por el VIH o también para aliviar al dolor causado por la esclerosis múltiple.

El uso de la marihuana para fines medicinales es una opción que muchas personas están considerando, sobre todo quienes sufren de dolor crónico en su cuerpo, enfermedades como el cáncer o el alzheimer y para calmar los síntomas de la epilepsia. La marihuana se ha convertido en una planta que está entrando con fuerza en los botiquines. Sus formas de consumo y aplicación son numerosas, variadas y van mucho más allá de la típica combustión a altas temperaturas.

Actualmente, varios países presentan una normativa  respecto al consumo de cannabis. Existen naciones que han apostado por legalizar la marihuana para fines recreativos, como es el caso de Uruguay. En cambio, hay otros que se muestran más conservadores, pero que sí han decidido abrir las puertas al uso terapéutico del cannabis, como Canadá, Israel, Países Bajos o algunos territorios de Estados Unidos.

Por ejemplo en Uruguay, el ex presidente Jose Mujica legalizó el uso del cannabis, convirtiendo a este, en uno de los países con las leyes más permisivas de Latinoamerica. Tras regular el consumo de la planta, y como una medida  dirigida exclusivamente para la lucha contra el narcotráfico, la noticia ocupó la portada de periódicos de todo el mundo. Tanto el uso recreativo como el terapéutico están permitidos. Así, los clubes de marihuana y el auto cultivo son legales en todo el país, aunque esta medida es exclusiva para residentes. Eso sí, para plantar es necesario registrarse en las oficinas de Correos; en principio, el proceso es breve y se expide a casi todos quienes lo solicitan. Pero para proteger a los pacientes, los productos dirigidos a los enfermos deben aprobar unos controles sanitarios más duros que para el uso recreativo. Los médicos del país recomiendan consumir el cannabis a través de vaporizadores o utilizarlo en cremas o aceites.

En Estados Unidos, el consumo del cannabis con fines terapéuticos lleva mucho tiempo demostrando su efectividad para tratar diferentes problemas de salud, pero su uso como calmante del dolor es el más extendido. Ya se comprobó que los principios activos de la marihuana pueden afectar de distinta forma a unas personas y a otras. Hoy en día son numerosos los estudios científicos y experiencias que acreditan la efectividad de la marihuana para tratar distintos problemas de salud. Entre todos ellos, el dolor es uno de los más habituales. Uno de los responsables de esta aplicación medicinal del cannabis es el THC, el compuesto psicoactivo de la planta que actúa sobre el sistema endocannabinoide humano. El cuerpo produce naturalmente moléculas muy similares a esta, que funcionan como neurotransmisores o mensajeros químicos para regular la respuesta a diferentes estímulos como el apetito y el dolor. El THC de la marihuana simula su comportamiento y se une a los mismos receptores localizados en distintas partes del cuerpo, pero especialmente abundantes en el cerebro. Su acoplamiento a estos centros provoca una respuesta en el sistema nervioso que inhibe en un grado variable la sensación dolorosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s