La cultura del ‘porro’

La criminalización del consumo no ha servido más que para arruinarle la vida a millones de personas alrededor del mundo. El nivel de represión social que vive en varios países es inmenso. ‘La cultura del porro’ sostiene la legalización de la marihuana con argumento en el respeto de los derechos constitucionales, los límites que tiene el Estado para entrometerse en la soberanía de las personas, en su libertad de elección. Se expresan argumentos científicos: a partir de la prueba irrefutable de que no hace el daño del alcohol y el tabaco, no se ha probado que la marihuana mate o genere cáncer y sí sucede eso con el tabaco, que es legal. Y se aborda la importancia de la utilización medicinal de la marihuana. Es un documental largo, porque lejos de centrarse en la discusión sobre la criminalización del consumo, se detiene en el entramado de actores que impiden la legalización de la misma debido a los negocios que realizan con la prohibición.

‘La cultura del porro’ nos cuenta la historia de la guerra que existe entra  la política y la gente. En el documental observamos  que incluso que los  presidentes: Nixon y Reagan (En ese entonces)  tenían pruebas de que era una droga menos dañina que el alcohol y el tabaco. Lo  que su prohibición significaría cuestión de tiempo nada más, para agravar el problema. Todo esto, generó un debate en los medios de comunicación sobre para qué consultar a la ciencia si cuando presenta prueba, la gente no era quien decidía, sino sus gobernantes, quedaba en meros mitos y especulaciones.

La prohibición, quedó demostrado, solo genera pobres en las cárceles, ejecutivos de bancos comprando casas con el dinero del narcotráfico, narcotraficantes que no corren el riesgo de ser asesinados por los policías que los protegen y cientos de miles de muertos.

“No creo que encasillarlo en términos de moral o inmoral sea lo mejor porque lo estaríamos polarizando automáticamente. No obstante, podemos aplicar la John Stewart Mill: si una persona se droga en su departamento sin operar maquinaria ni afectar a nadie, entonces está bien ¿cierto?…Sin embargo, nunca está de más analizar por qué la gente consume drogas, qué drogas consume y qué cantidad consume. Que algo sea legal no significa que no sea dañino o adictivo.” Señala Slavoj Žižek, filósofo esloveno, en una entrevista para Vars.

Se comprende entonces que las ‘drogas legales’ como el alcohol y el cigarro se han revelado como drogas más letales que la cocaína o de heroína. Drogas que en teoría parecen más perjudiciales y destructivas que el cannabis mismo. Según Chomsky: “sólo hay dos hipótesis que permitirían explicar la situación actual y que se resumirían en alogo así como: “O los dirigentes de EEUU han sido sistemáticamente insensatos durante 40 años, o la finalidad de la guerra contra el narcotráfico es muy distinta a la que se proclama”. Excluida la hipótesis de la insensatez, sólo queda sospechar cuáles puedan ser las verdaderas razones de esa supuesta guerra.

Queda evidenciado que no siempre  podemos ignorar el hecho de que consumir drogas puede ser muy divertido y placentero. Pero vivimos en una cultura donde consumir alcohol y drogas es glamoroso y significa que ya eres adulto. En cualquier película de cultura pop donde haya universitarios, parte de la diversión es emborracharse o drogarse y emprender una aventura. Pero nunca muestran las consecuencias horribles. Por eso las drogas son tan glamorosas.

En el Ecuador, actualmente sigue vigente dicho debate, Según la asambleísta Argüello, en el país existe el mito de que la marihuana produce dependencia, cuando no es así. “La nicotina causa un 30% de dependencia, el alcohol el 15%, la heroína un 20%, la cocaína el 15% y la marihuana menos de un 10%”. “La ciudadanía debe tener claro que cuando se usa de forma terapéutica el cannabis no causa ninguna adicción debido a que no se lo está fumando”. (El Telégrafo)

 

Por ende,  la satanización de dicha planta seguirá apareciendo como un ‘tabú’ en las sociedades mundiales, a pesar de la apertura de varios países al redor del mundo, donde se debe primero tener un margen de conciencia y cultura por parte de la gente para poder abrir dicha opción.

 

J.E. Aguirre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s